The Latest

Todo en exceso es malo,excepto el sexo, eso no.
Jul 27, 2014 / 4,710 notes
Jul 26, 2014 / 43,728 notes
Jul 26, 2014 / 464,276 notes

(via likewolvesss)

ohlaloove:

via Ohlaloove ♥
Jul 26, 2014 / 10 notes
Jul 25, 2014

A medida que crecía, veía que mis amigas salían con chicos, uno detrás de otro, y siempre encontraban un motivo para dejarlos, se sentían insatisfechas o frustradas o utilizadas. Las veía y me daba cuenta de que no quería ser como ellas. Y todas esas chicas ahora están solas, y tengo la sensación de que siempre van a estarlo, porque siempre están a la caza del hombre perfecto. Se han hecho esa imagen en la cabeza de quién es, cómo es, qué hace y cómo se comporta. Y es una fantasía, una fantasía total. El mismo tipo de gilipolleces que nos han estado vendiendo a las mujeres desde… siempre. El príncipe azul. El hombre perfecto. El muñeco Ken. El espécimen perfecto. El soltero de oro. El marido ideal. Porque esos chicos, los imposiblemente guapos, los encantadores, los que hacen que te mueras por sus huesos, los que parecen demasiado buenos para ser verdad…, bueno, por lo general son demasiado buenos para ser verdad. Hay otro término para designar al encantador, una descripción más precisa. Sociópata.

 Es alucinante la cantidad de mujeres que se enamoran de tipos así, que caen en la misma trampa una y otra vez, y luego lamentan el día en que los conocieron. Nadie quiere creer que ha sido víctima de una estafa, y menos en el amor. Porque eso duele que te mueres. Probablemente más que cualquier otra cosa en el mundo. Es una patada en el estómago. Enfermas. Te sientes estúpida. Muy, muy estúpida. Así que lo mejor que pueden hacer las personas en esa situación es lo siguiente: Fingir que ya lo habían visto venir. Fingir que lo sabían desde el principio. Fingir que no ha pasado. Empezar de cero de nuevo. Y esta vez, se dicen, ha sido la última. Nunca más. Nunca más voy a caer en la misma trampa. Pero caerán. Caerán porque no saben lo que quieren en esta vida y, hasta que lo sepan, están destinadas a seguir el mismo patrón una y otra vez, destinadas a repetir sus fracasos. Porque van en busca de una quimera. Del hombre perfecto. El marido perfecto. El amante perfecto. Y la vida no es así.

De verdad que no. Las personas no son así.

Y eso no solo vale para las mujeres. Los hombres también son víctimas de sus propios engaños. Al menos los sensibles. Los que están suficientemente evolucionados para pensar en las mujeres como algo más que en un receptáculo conveniente para su semen. A veces están demasiado evolucionados. Piensan demasiado. Ponen a las mujeres en un pedestal, idealizan a su compañera perfecta y la convierten en un modelo inalcanzable y es imposible estar a su altura. Al menos, yo sé que no puedo. Y para mí eso es como la receta para una vida de sinsabores y decepción, toda una vida de relaciones fallidas. De ir siempre en busca de don Perfecto y doña Perfecta y acabar siempre con la persona equivocada. Muy equivocada. Te diré algo más. Mi relación con él no es así. No se basa en lo que no somos, se basa en lo que somos. Y somos imperfectos, como seres humanos, como amantes, como compañeros. Y me encantan las imperfecciones, aplaudo los fallos, adoro los defectos. Me siento cómoda con lo que soy, con todas mis taras. Me siento cómoda con lo que es él. Hablo por mí misma, no por él. Él es una de esas almas sensibles que piensa demasiado y algunas veces me desespero y pienso que nunca podré vivir de acuerdo con sus expectativas y los sueños que ha depositado en mí. Y hago cosas que son realmente tontas y autodestructivas, como si quisiera que encontrara una razón para odiarme.


Anna Karina, photo by Edward Quinn, Hotel Martinez, Cannes, May 1960
Jul 19, 2014 / 2,673 notes

Anna Karina, photo by Edward Quinn, Hotel Martinez, Cannes, May 1960

Jun 19, 2014 / 70,590 notes

(via fewimfh)

laekoa:

☮nature, vintage, hippie blog☮ following back similar
Jun 19, 2014 / 14,979 notes

laekoa:

☮nature, vintage, hippie blog☮ following back similar

(via fewimfh)

Jun 18, 2014
Jun 17, 2014 / 40 notes